-Otra cara de la moneda-


Fotografía obra de Alberto Rojas. Fuente Original: Caracas Shots

Su alrededor vuelve a susurrarle cosas al oído, a ella no le gusta escucharlo porque solo dice palabras poco alentadoras. Sin embargo comienza prestarles atención y termina de una vez de entender la realidad que vive:


-Mis cenizas fénix-


Fotografía obra de Efraín Rivera.

Hago esta nota de voz porque no quisiera que se perdiera una breve confesión. En mi estado actual el futuro no importa, solo el pasado es  protagonista. Si mañana abandonase la red del tiempo con el suspirar de la muerte, me quedaría perdido en los recuerdos que ahora recorren mi conciencia. Todo por no saber superar ciertas etapas, por sonreírle a la adversidad aunque las cadenas de mis viejas deudas no me permitan recorrerla libremente. Sé  disimular ciertas cosas, sé aparentar que no está pasando nada, pero esta vez la pena ante evocaciones que desearía hubiesen sido distintas, hace que todo se vuelva complejo.

#OtroAlgoSinTerminar




Fotografía obra de Alberto Rojas. Fuente Original: Caracas Shots

Lo siguiente es un rompecabezas, de esos que uno empieza los sábados en la noche cuando no hay nada que hacer y en donde termina armándose a sí mismo.

***

-La divagación de la Beba-



Fotografía obra de Efraín Rivera.

“Es como soñar ¿sabes?, pasa sin poder controlarlo pero reconociendo la existencia del hecho”. Eso me dijo ella que le ocurrió aquella vez, cuando todo le daba vueltas y parecía tener colores más vivos, justo después de haber bailado sintiendo que dicho acto era liberación pura. El éxtasis  por la emoción la había hecho entrar en un nuevo estado, ese que hace vibrar al cuerpo a través de pulsaciones sónicas. Se encontraba entonces en una dimensión distinta, desconocida, alejada de todo lo que estaba a su alrededor y de ese universo de personas que también se movían frenéticamente. Era una fiesta en la que en el medio de la pista de baile permanecía inerte esa muchacha de cabello negro. Qué raro le parecía todo aquello, y aun así, por fin empezaba a sentir que eventos significativos ocurrirían en su existencia.

-El país que será-


Fotografía obra de Efraín Rivera.

Créeme, lo entiendo perfectamente. Yo también vivo esta realidad enrevesada, yo también atravieso calles desoladas por la delincuencia y la muerte; también tengo incertidumbre entre los parpados ante un devenir tan confuso. Soy uno más de esta gran masa de personas que tiene sueños, que no desea dejar de generarlos, pero que ve como éstos se apagan por este difícil entorno. Salgo a buscar esperanza cada mañana, aunque presienta que mis esfuerzos se queden cortos para la noche. Convivo con esa escasez que aborrecen los estómagos, con la idea de que mañana la vida rebasará los estándares que podamos pagar. Mi futuro es una idea, y esa idea no siempre desea ser pensada; nadie desea un futuro como este presente que debería convertirse en pasado. Cargo esta historia llena de nombres heroicos a los que se les deberían hacer honores con nuestras acciones constantes. Yo soy un venezolano común como tú, como el vecino, como todos los que habitamos estas fronteras tricolores. Por eso te repito, entiendo tu deje de desespero ante la realidad del país, ante todo lo que representa este delirio llamado actualidad.

-Memorándum anhelante-


Fotografía obra de Víctor Alfonso Ravago.

Lo que sucede, lo que se vuelve cotidiano, lo que se hace porque se quiere y lo que se impone, el tiempo y el espacio de este país caribeño; entre todo eso y lo demás, continúan estando los anhelos más anhelados. Esto es otro recordatorio para ti, como esos que siempre te hago sin que me lo pidas. Lo sé, soy fastidioso por naturaleza, pero me gusta decirte varias veces lo mismo por si acaso lo olvidas. Entonces sí, los anhelos, esos bichitos que se hacen grandes en nuestro interior y que terminan por causar ese efecto en nosotros también. Son maravillosas evocaciones en busca de realización, por eso su belleza propia, por eso el hecho de que nos generen alegría con tan solo pensarlos.

-La última frontera-


Fotografía obra de Alberto Rojas. Fuente Original: Caracas Shots

Este viaje es distinto, sin precedentes, como una cosa única.
Es un éxodo hacia lo desconocido, en la búsqueda de lo trascendente.
Ha despertado el impulso por buscar espacios distintos.
El anhelo de llegar tan lejos como la voluntad lo desee.

***