¡Amazon huele a polvo!


Fotografía: VARL Photography. Edición: Alejandro Hernández. 

Para mí poder escribir continúa siendo la mayor de las aventuras. Es realmente increíble encontrar personas a las que les gusten mis garabatos, ese será por siempre un verdadero honor. Lo mejor de todo esto es poder crecer en el proceso. De esa forma (y por algún tipo de acontecimiento cósmico) mi tercer y más reciente libro ya se encuentra en Amazon.

“El Cuaderno que huele a polvo” está en los formatos Kindle y Paperback. Este último significa poder adquirir una copia impresa del libro, lo que me hace sentir una alegría inmensa como autor. Sueña y cree, sonríe y disfruta; eso mismo he hecho y gracias a ello están los 70 escritos recopilados que componen esta obra.

Agradezco infinitamente a mis amigos más cercanos por todo lo vivido, a mi familia por tanto amor y apoyo incondicional. También le doy gracias a Verónica Rodríguez por su colaboración desde el comienzo y por ser la autora de la fotografía en la portada del libro. Gracias a Alejandro Hernández por su amistad sincera e imaginación ilimitada. A Rebe por ser un motor en todo esto que ahora ocurre y la promotora de mis suspiros más cursis. Gracias a todos los que hacen parte de Café y Arepas al leer su contenido. Gracias a ti precisamente por hacerlo ahora.


-Cachivaches recogidos-


Fotografía obra de Alberto Rojas. Fuente Original: Caracas Shots

Mi disco duro está saturado. Ya no sé cuántos cielos habré visto, aunque en el fondo sospechara que era el mismo siempre. Soles disfrutados en la playa con una cerveza fría, lunas siendo centinelas de la ciudad al transcurso de una madrugada de fiesta. Perdí la cuenta de cuantos selfies fueron tomados buscando inmortalidad en los confines de cámaras fotográficas. Tampoco sé la cantidad exacta de canciones escuchadas para la banda sonora de mis días, menos aun las que llegué a dedicar. Una infinidad de objetos que guardan una historia particular, todos en un cajón del viejo del armario. Y yo aquí, mirando a la nada mientras hago este inventario.

-De muerte y Redes Sociales-


Fotografía obra de Alberto Rojas. Fuente Original: Caracas Shots

Mis amigos... ¡Ay  mis amigos! Ellos se fueron muriendo por cuestiones del destino, o quizás que la parca llegó a niveles de aburrimiento exorbitantes. Pobres, cada final fue tan dramático como el de Mirandino paiba y Nena la Bohéme. Ahora más que nunca recuerdo sus trágicos desenlaces.

-Auto-Catarsis-


Fotografía obra de VARL Photography.

Cualquiera se cansa de si mismo, se despierta alguna vez sin recordar lo que soñó y con la sensación de que dormir no ha valido la pena. Se llega a ese punto en el que la vida da lo mismo. Te vuelves una hormiga más, dejas a un lado lo que te hacía especial. Insultas, maldices, gritas y pataleas porque no te da la gana de sonreír, porque ya basta de mentirte diciéndote que eres feliz. Ni la herencia que te dejaron los que estaban antes, ni lo que tú le dejaras a los que vendrán después importa ya. La situación política, los adelantos tecnológicos, quien ha muerto en el último segundo; nada de eso parece relevante.


Tercero: El Cuaderno que huele a polvo

Luego de cierto tiempo y un sin fin de situaciones, apareció el tercero de mis ebooks. Lleva por nombre «El Cuaderno que huele a polvo» y es una recopilación de de 70 escritos cortos. Agradezco a la vida por haberme regalado la oportunidad de consagrar un libro más. Para mi seguirá siendo dicha cuestión la más bonita de mis historias.