Matas de querencias

Este es el segundo fanzine que he hecho. 
En este momento no tengo ganas de decir mucho más al respecto. 
Quizás luego.

Dante Merino, príncipe del quién sabe



Para aquellas personas que no pudieron adquirir la edición impresa, acá está mi libro “Dante Merino, príncipe del quién sabe” en una versión digital. Espero que lo disfruten y muchas gracias por el apoyo y el cariño.

-Vine a hablar de algo-


Fotografía obra de VARL Audiovisual

Yo vine a hablar de algo. Mmm, ¿qué sería? Es confuso, no puedo recordarlo. Ahora mismo son las 18:33, llevo toda la tarde intentando una cuestión que… ¡Ah! Acabo de acordarme, quería decir un pretexto que justificase por qué no había escrito en los últimos meses con la misma constancia que en los años pasados. Pero la verdad creo que no hay muchas razones para inventar, simplemente estaba en modo “ahorro de energía” respecto a esta cuestión de publicar y compartir lo que se se me iba ocurriendo. Vaya, ese parece sincero al menos, todo sea por no llegar al punto de admitir el hecho de que había mandado al carajo, al menos parcialmente, el hábito de escribir. Quería estar sin tantas letras, tantas historias y tanto drama.

Verán, nunca me llamo a mí mismo escritor. La escritura es un oficio y por tanto conlleva disciplina y constancia que sumen a la técnica. Supongo que luego de cinco años de escribir constantemente sigo pensando que en realidad estos elementos no se encuentran presentes en mi quehacer constante. Sí, lo digo cuatro libros después, pero eso no cambia nada. Entonces ¿qué soy? Solo soy un muchacho al que le gusta contar cosas, supongo. Uno que dejó de hacerlo con la frecuencia de antes y que ahora viene acá a dar explicaciones tontas sobre su partida temporal.

Pero es que entiéndanme, las personas que están metidas en el... ¿arte? Mmm, no le llamemos así, mejor digamos esto: las personas que buscan formas de expresarse. Bien, esas personas tienden a sumergirse entre los mares de la intensidad.  Hablan sobre libros, pinturas, películas, música, poesía, ensayos, y qué sé yo. Eso no está nada mal, no me malentiendan ya que, de hecho, son más bien elementos sublimes y que transgreden las barreras entre la imaginación y la realidad siendo canales a dimensiones a las que no podemos llegar fácilmente. Pero qué pasa cuando estás tan metido en la medula de dichas manifestaciones, cuando es así, lo mejor es un descanso.

Y a descansar me fui al menos unos meses. Y aquí me tienen, todo el párrafo anterior es para explicar eso. Me fui a ver comiquitas en la televisión, a hablar con mi mamá, a estudiar para los exámenes, trabajar, hacer mercado, tomar café, reencontrarme con mis amigos y emborracharme, bailar en las fiestas, ver lo contaminada que está mi ciudad, ver nuevos lanzamientos de sneakers, entre otras cosas. Y me siento bien (demasiado bien) de haberlo hecho. Porque no podemos atarnos a ningún hábito hasta el punto de pensar que estamos mal por dejar de hacerlo. Prefiero vivir una vida tranquila, ser un hombre sincero de donde viene la palma.

Ahora estoy aquí otra vez, con la misma laptop en la que escribo desde hace más de 5 años y meditando nuevos escenarios, preguntándome si continuaré escribiendo y si habrá final feliz. Para este punto me conformo con que exista un final por lo menos.

En fin, así comienza este año 2017 para Café y Arepas, un espacio del cual me siento profundamente orgulloso. Una última cosa: en febrero será el aniversario número 5 de este sitio web en el que, precisamente, se desayunan letras. Eso, amigos míos, es algo increíble.