-Declaraciones sobre la nevera-


Fotografía obra de Alberto Rojas. Fuente Original: Caracas Shots

Esto que escribo ahora viajará a través del tiempo, se unirá a las inmortalidades del mundo y trascenderá entre los recuerdos colectivos. Será así con el fin de dar con tus pestañas onduladas, querida mía, y que puedas ver por ti misma el tipo de amor que has creado. Dirás que soy exagerado, pensarás que es otra de mis locuras, sin imaginar si quiera en la forma en que me vibran las manos cuando me hablas, por ejemplo, o la muerte disimulada a la que llego al hacer el amor, cuando me dejas crear universos por estar dentro del tuyo. Por eso mi suerte me tiene sin cuidado, si lograré algo en esta reencarnación o cederé a la pena cualquier mañana; importa más que estés aquí y ahora. En estas coordenadas exactas de destino, en este cubículo del planeta en el que compartes sillón conmigo, tertulias o desvelos cuando no queremos dormir.

Me haces bien, lo sabes. Me gusta pensar que yo a ti también, que merezco tu amor. En él soy libre y me refugio incluso de mi mismo cuando ya no puedo soportarme, cuando pierdo la fe y mis alas se queman cerca del sol.  Cuando mis esfuerzos parecen no tener sentido y me siento inútil. Así soy, lo sabes; así soy y no te importa porque me quieres. Eres la razón de que, en la angustia que significa esta Ciudad Gótica, yo sea un justiciero nocturno, pero tú quien me salve.

El sentido de esta nota es para recordarte cuánto te quiero, para declararte algunas de mis necedades intensas, y, sobre todo, para decirte que salí a comprar algunas cosas a la panadería. Tenme paciencia.