-Historia de amor-



Fotografía obra de Janmary Molina

-Ahora me miras, pero no sé si lo hagas cuando pase el tiempo. Cuando te hartes de mis palabras, cuando te canses de mis tonterías, de mi forma de ser tan particular. Me miras, pero quizás algún día te canses del color de mis ojos. Me miras, pero quien podría saber si incluso yo te sostendré por siempre la mirada. El amor es caprichoso, turbulento, puede ser tan pasajero como las estaciones. Me da miedo que esto no dure lo suficiente como para llegar a ser un cuento de hadas, que termine esfumándose entre suspiros y lágrimas durante la medianoche. Me aterra pensar que tenga que llevarte en el baúl del olvido, que solo en nuestra infinidad de fotografías pueda volver a vernos en un mismo espacio, que únicamente con canciones logre evocarte cuando llegue la soledad. Me da pánico no tener tu mano apretando la mía para darme confianza. Lo que quiero es eso, sentir que esto será lo que será, pero que a fin de cuentas, no dejará de ser. Porque más que desear un futuro contigo, lo que de verdad deseo es un presente que no termine.

-Tú tan tú, yo tan yo, y aun así, tan juntos nosotros. Ahora te escucho y me dan ganas de abrazarte y no despegarme hasta que de alguna manera logre traspasar todo lo que siento. Disfrutar del segundo que corre a tu lado. De las tardes junto a ti, los almuerzos junto a ti, las películas junto a ti, de una vida entera del mismo modo. Escucharte cantar, observarte bailar, susurrarte al oído que todo estará bien, que creas que así será. Solo eso quiero. No sé ni siquiera como describir este amor porque las palabras se me escapan. No es perfecto, lo sé, pero ni en sus más grandes defectos deja de ser nuestro. Siempre había estado caminando solo, hasta que llegaste para acompañarme sincronizando cada paso, y al mismo tiempo, para enseñarme como andar. Crecer aprendiendo de cada tramo es lo más bonito de todo, porque lo hacemos unidos. Entonces no tengas dudas de si continuaré mirándote, porque hasta cuando parezca que no sea así, lo estaré haciendo en cada uno de mis pensamientos, en cada rincón de mi corazón.

Y ambos sonrieron mientras la historia de amor pudo ser realmente eso.