-Campeón- Parte I



Fotografía obra de VARL Photography.

El sobrecito se parece a uno de esos que traen té o jugos en polvo. Es de color amarillo y en el centro tiene el dibujo de una rata que se está comiendo un pedazo de queso.  Arriba de la rata hay una franja roja con letras grandes y blancas que dicen “Campeón”, y debajo unas negras que advierten “manténgase fuera del alcance de niños”. El contenido del sobrecito es veneno puro, del que mata en minutos y que es utilizado para erradicar las plagas de roedores de las casas. Carmen tiene el sobre en las manos, éste no es para nada grande pero que es capaz de matar a un caballo. Las manos le tiemblan un poco y muchas cosas pasan por su mente. ¿Cómo ha llegado ella hasta aquel predicamento? Ya no puede recordarlo. Solo sabe que está en la cocina de su casa y que a su lado está César, su amante. Por fin pone el sobre en la mesa. Lo hace con extremo cuidado, como si se tratase de una bomba que podría explotar en cualquier momento. César solo la mira expectante y sin expresión alguna en el rostro. Después de que ella se tapa los ojos con las manos en señal de inseguridad por todo aquello, él por fin pregunta: 



-¿Cuánto es suficiente para que no tarde mucho en hacer efecto?

-No se… como dos o tres cucharaditas azucareras supongo- responde ella sin dejar de taparse los ojos.

-Todo saldrá bien… ya lo veras. Esto es necesario para que nosotros podamos ser felices- dice él tomándola del hombro para darle apoyo.

-No lo sé amor. Siento muchas dudas acerca de esto. El corazón pareciera que se me quisiera salir por la boca.

-Tranquila. Todo pasará rápido y después del papeleo con el seguro ya nunca te faltará nada por el resto de la vida.

-Para ti es facilísimo decirlo: no lo veras caer o retorcerse por el efecto de esta cosa- responde ella irritada señalando el objeto en la mesa.

-Solo apégate al plan. Nadie sospechará nada, todo el mundo pensará que fue un infarto lo que le dio. Confía en mí.

-Espero que todo salga bien… tiene que ser así- responde Carmen y su mirada se centra en la rata del sobre. Así se siente ella, como una rata miserable.

***

Ha caído la noche. En cualquier momento llegará el marido del trabajo y ella, como todos los días, le tiene la cena lista en la mesa. La única diferencia en todo aquello es que el café con leche de esa noche poseerá un ingrediente demás. Abre el sobre utilizando guantes de látex y con una cuchara pequeñita saca tres porciones del polvo grisáceo que vierte y revuelve en la bebida. Luego se quita los guantes y los mete en una bolsa junto con el resto del veneno. Le echa dos cucharadas de azúcar más a la bebida y esta parece completamente normal. Lo lleva a la mesa  y lo pone junto a la comida que está en el plato. Todo está como de costumbre.

-¿No falta nada? No, todo está completo- se pregunta y responde a sí misma.

El corazón se acelera como nunca en su vida cuando escucha el sonido de la puerta abriéndose y luego cerrándose. Ha llegado su marido y Carmen siente como la adrenalina corre por sus venas cuando este por fin llega al comedor.