-Un 31 a las 12-


Fotografía obra de Víctor Alfonso Ravago.

Mientras se acaban las horas de un gran año, aparecen nuevos planteamientos. Escribir esto es un capricho, un algo que probablemente no pase a la eternidad, una Entrada que no tendrá salida. No será exactamente igual a lo que pase por mi mente, pero nada de lo redactado hasta ahora lo ha sido. Lo importante aquí es que por lo menos exprese, al fin y al cabo, el año está por reventar.

-#TrastosQueridos-


Fotografía obra de Alberto Rojas. Fuente Original: Caracas Shots

Días de amigos, risas, aprendizaje, sueños por alcanzar. Días de furia, tristeza, estrés. Mis días, al fin y al cabo, son trastos queridos.

***

-Poz en panorámica-


Fotografía obra de Víctor Alfonso Ravago.

El día se levanta en Puerto Ordaz, sin lluvia ni frio, sin victoria ni derrota. Este servidor se dispone a salir con una cámara que intentará captar algo más que solo imágenes. Esencia vital, de eso se trata. Toda ciudad posee la suya y yo deseo encontrársela a esta que tanto quiero.

-Sin esperas ni reclamos-


Fotografía obra de Génesis Pérez.

Salí porque era necesario salir. Ya no encontraba adentro nada que pudiese salvarme. Pero tampoco eché a andar como siempre, con la nada como norte para intentar renovar lo que esta vez era irrenovable. Lo más probable es que esa última palabra ni siquiera exista, pero ya tampoco me importaba estar en deuda con ninguna academia, con nadie en realidad.

-Contigo la inmortalidad es un café-


Fotografía obra de Alberto Rojas. Fuente Original: Caracas Shots

-Es necesario escuchar música que nos inspire, que promueva experiencias inolvidables - dijo el muchacho haciendo gestos con las manos para explicarse mejor.

-¿Por qué tienes que ser tan hipster?- respondió ella.

-Génesis fantástico-


Fotografía obra de Víctor Alfonso Ravago.

Permanece con la mirada perdida por la acumulación de ideas dando vueltas y deseando salir. De repente sonríe y esa es la prueba palpable de que en cualquier momento logrará cambiar el mundo.

-Noel destinatario-


Fotografía obra de Alberto Rojas. Fuente Original: Caracas Shots

Hoy he despertado bajo los efectos de las confesiones necesarias. Aparecen esos pensamientos que martillean como mis dedos estas teclas. No hay mensaje alentador, solo una aclaratoria más en el “Erase una vez” interminable de mis paginas abnegadas. Por eso te mando esta carta compañero Noel, intentando gritarte desesperadamente la realidad.

-Esencia condensada en espacio-


Fotografía obra de Génesis Pérez.

Fue así como decidí emprender un viaje a lo largo y ancho de esta casa.
Era menester dar con lo que resguardan las fronteras de mi hogar.
Fue una revelación aunque viviese en este rancho.
Aunque durmiese en su interior, descubrí que el verdadero sueño comenzaba al despertar.

***

-Odisea criolla-


Fotografía obra de Víctor Alfonso Ravago.

El muchacho camina sin rumbo aparente por esa gran ciudad. Hace frío porque es temporada de aguacero y nostalgia, ya no hay chaquetas que puedan calentar el espíritu. Se siente viejo aunque la cédula delate sus 20 años, todo por cargar un gran peso en la espalda que nada tiene que ver con su edad. Es el presente que le tocó vivir lo que nubla cada paso que da por el asfalto.

-Inquilino de tu geografía-


Fotografía obra de Jaime Zarate. Fuente Original Flickr

Las luces apagadas pero yo conozco el camino. Sé por dónde ir a través de las vías, de los paisajes y escondites de tu cuerpo. Recorrerte sin demorarme, sin la necesidad de un avión para abarcar tu inmensidad. Cada pequeño segmento que te componga es una maravilla por descubrir, un país entero en el que no necesito pasaporte.

-Nota inusual-


Arte de Nedo Mion Ferrario
Fotografía obra de Alberto Rojas. Fuente Original: Caracas Shots

Hoy me siento en la capacidad de retomar lo incoherente. Puedo hacer lo que desee sin que me importe llegar tarde al trabajo. El primer impulso resultan ser esas tonterías llenas de libertad que todo ser humano necesita, aparecen como otra revelación de esta conciencia vagabunda. Volverán las campañas tercas por la felicidad, nada que ver con esas sesiones masoquistas llenas de lágrimas innecesarias. Solo necesito optimismo y algunos buenos chistes, canciones de salsa y que el destino me dé una oportunidad. La cuestión es esa, que la existencia es una maravilla cuando se le saben buscar las incandescencias. Pero no me desviaré más, es necesario que se comience a hacer lo necesario. Ya sea salir a pasear en una alfombra voladora o aullarle junto a los perros a la inmensidad de la noche. Sea lo que sea, da igual, tienes ese chance increíble de devolverle a la vida lo que ella realmente desea: ser vivida. La vida es como una chica caprichosa, ¿sabes? Te podrías despertar cualquier mañana y quizás ya no esté al otro lado de la cama abrazándote. Por eso es que hay que aprovechar cada uno de sus suspiros, todas sus miradas. Créeme, si te digo esto es porque yo también intento acercarme a lo distinto, cambiar el orden de todo lo establecido e intentar ser libre mientras siga enjaulado. Manteniendo esa postura fue que escribí esta nota de nevera antes de salir a la calle. Porque decidí volver a lo inusual, a lo curioso de los actos poco comunes. Es más divertido, muy fácil y llevadero. El descarte me ha llevado a concluir que la mejor versión de mí, es aquella que no se puede determinar. Esa que se encuentra atada a la inmensidad de lo inusual.